lunes, 10 de enero de 2011

El miedo entra sin llamar a la puerta.

Dicen que cada vez que caes, te levantas con más fuerza.
Dicen que cada cicatriz que tienes, la parte de alrededor se hace más fuerte.
Dicen que cada lágrima que cae, impide que caigan más.
Pero si así fuera, un pequeño hilillo no se perdería entre piedrecitas, y por mucha lluvia que cayera, dejaría de existir, cada vez que me perdiera, sabría encontrarme, pero no veo el camino, hay mucha niebla.
Me acabo de dar cuenta de que estaba mirando el mundo al revés. No existe Peter Pan. La gente muere de hambre mientras otros tienen sobrepeso.
Me da miedo todo, hasta yo misma. Ando de puntillas para no hacer ruido, cierro los ojos para no ver el horrible sitio en el que vivo, y me tapo las orejas con las manos para no oírlo.

2 comentarios:

  1. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    CANTA EL SOL Y BAILA LA LUNA

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE ALBATROS GLADIATOR, ACEBO CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar