jueves, 16 de diciembre de 2010

Tu retrato de metal y tu corazon de piedra congelada.

Somos como la lluvia debil y facil de caer, sin enteder porque cae.
Somos el segundo antes de crecer.
Somos el poema de su lengue de plata.
Somos la alegria de las flores.
Somos lo difcil de querer.
Somos el sentimiento de dolor que todos quieren tener.
Somos lo díficil de entender, de convencer y de mirar.
Somos lo que llama Venus.
Somos la energia de las palabras.
Somos el estribillos de la cancion.
Somos lo que el mundo tiene y el viento se llevara.
Tengo el reloj que no para, el que no se da cuerda, el más misterioso y el que no es de madera.
Tengo la boca de fresa que me besa y me busca mi vida.
Tengo la experiencia de ser distinta, y no queres lo igual.
Tengo el cristal de tu corazon, que busca en la Gran Via.
Tengo el suicidio de tu normalidad.
Tengo el arco iris, que falta en tu corazón.
Mi amiga la alegria, me ayuda a ver la flores crecer y a sentarme al aldo de ellas cantando tu canción, en invierno lloro, en otoño vuelo y en verano vivo la luz de mi amigo el sol.
Sin mis ganas de llorar, y sin ganas de pensar.
La soledad es el camino del hombre, es el rincon vacio, pero se pueden marchar si no cierran su puerto y no se vuelven enemigos.
DIsfruta la sonrisa en tu piel, tus alas en tu intensidad y tu falta de sonoridad.
Y a tu corazon le lanzó mi aire y lo vuelvo morado.
Tu mirada me rompe la lagrima, mi camino te odia y mi juego se aburre.
Peco, rezo y peco, pero yo en esa vida no tengo lugar.

Si te vi, con al falda de colores que secaba el agua que robaba mi parapados, que cambiaba el color de mi ojos y que reprochaba mis latidos.
Y con mi alma gritando susurro que la casualidad no existe, que mi suerte me miente y que la vida me ingnora.
No te imaginas mis ganas de soñar,la pena que te regalo y de las rosas que no mato.
Te negaré, te escupiré y te quedaras con el cádaver de mis flores.
Paula

No hay comentarios:

Publicar un comentario