jueves, 9 de diciembre de 2010

Lavate la cara con confeti.

Tíñete el pelo de azul o rapatelo a cero, grita, salta, llora, rie, da una patada al aire y que las brujas se den por aludidas. Dilas adios con la mano y sacatelas  de la cabeza, date media vuelta y abraza a tu princesa de cuento favorita, cree  en la buena suerte, mírala a la cara y sonrie, planta  las semillitas de la felicidad dentro de tí y riegalas cada dia estando con ella.
Ponte unas alas de mariposa y un tutú de raso,  da la mano a esa princesita  y ve  con ella a donde creas que no os van a encontrar.
Persigue la felicidad, ¡corre!  que no se escape, alcanzala y convencela para que se quede contigo con un beso en la mejilla.
Lara.

1 comentario: