lunes, 8 de noviembre de 2010

El funeral de la madurez.

Esta vez llegó la sonrisa de mi vida, hoy me da por cantar, a tu lado, se nota, porque en cada frase que digo te nombro.
Mi corazón no se desechara del tuyo, aunque lo intente no puedo.
Tu me llevas a la galaxia donde las estrellas son rosas y las luces de colores bonitos, volviste a fabricarme y arreglaste mis fallos, tus manos me agarran, tus piernas corren junto las mias, tu boca chilla las palabras de tu mejor amiga, tu vista es igual que la mia, ves flores de todos los colores, cada cual más especial, pero el tiempo pasa, cambiamos, crecemos y maduramos, pero yo cada vez disfruto más con las cosas infantiles que nos perteneces.
Recordando tus abrazos y tus miradas llenas de palabras bonitas.
Seremos más infantiles aún, mas pateticas.

Pintemos el mundo de colores brillantes,
Inventemos la máquina de la risa,
Crearemos nuevas sensaciones que demuestren la alegría,
Hagamos que el agua salada no roce nunca nuestra cara,
Recibiremos abrazos, besos y caricias.
Cambiaremos la vida.
Serémos felices.

Todo será más mágico, pero no será distinto lo dudo.
La misma voz te dirá te quiero cada día, aunque ya lo sabes.
Paula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario