domingo, 7 de noviembre de 2010

Caminaré mirando tu sonrisa.

Me he olvidado de tu nombre, ya que nunca te llamé.
Me he olvidado de tucara, ya que nunca te miré.
Me he olvidado de tu mirada, ya que nunca me mirabas.
He estado en una esquina observando tus abrazos, cada uno de tus pasos, tengo miedo de ti.
Enfrentarme a la soledad sin miedo de encontrar un obstáculo que me obligue a parar, la derrotaré y la machacaré, desnudaré sus deseos y no volverá jamás.
Rey de los patéticos y de los soñadores, que sus palabras siempre oyes.
Dila muy bajito que conmigo no podrá.
Paula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario